lunes, 26 de enero de 2015

TRANSUBSTANCIACION

El Punk, ese picor vital que ni se crea ni se destruye, se va derramando en nuestras vidas como un charco de aceite de motor, negro y viscoso. Pero como somos limpios y aseados, lo recogemos y os lo servimos frío en este nuevo web-zine que hemos pertreñado con nuevos compinches, y donde podréis encontrar todo lo que concierne a nuestras vidas y milagros. Si sabéis lo que os conviene, dejaros caer por allí, y disfrutad de vuestro minuto de gloria.

Y no, por el momento, seguimos sin regresar a las ondas hertzianas. Algunas cosas deben permanecer muertas para vivir eternamente en vuestros corazones.